La sede del Partido Socialista en Marchena (Sevilla) ha sido objeto de grafitis amenazantes en medio de las manifestaciones que se han llevado a cabo en contra del acuerdo entre los socialistas y Junts. Este acuerdo busca amnistiar a políticos y ciudadanos con casos judiciales pendientes relacionados con el proceso independentista catalán de 2017, a cambio del apoyo de Junts a una nueva investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

El acuerdo establece la promoción de una «ley de Amnistía para procurar la plena normalidad política, institucional y social como requisito imprescindible para abordar los retos del futuro inmediato», incluyendo tanto a los responsables como a los ciudadanos involucrados en decisiones judiciales relacionadas con los eventos de 2014 y 2017.

Estas pintadas amenazantes también se han presentado en las sedes socialistas de Utrera y Coria del Río en la provincia de Sevilla. Los socialistas condenaron estos actos, argumentando que sus pactos resultan de los resultados de las elecciones generales del pasado 23 de julio, cuando el PP fue la fuerza más votada pero no obtuvo suficientes apoyos parlamentarios para investir a su líder, Alberto Núñez Feijóo, como presidente del Gobierno.

El PP ha convocado manifestaciones en contra del acuerdo en varias ciudades del país, condenando tanto las pintadas en las sedes socialistas como los actos violentos perpetrados en la sede central socialista de Madrid. El partido también exige «coherencia» al PSOE, acusándolos de querer «amnistiar» a quienes actuaron de manera violenta en Cataluña durante el 1 de octubre de 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *